Cómo lidiar con una hija adulta irrespetuosa: Consejos de una abuela sabia

Resumen

  • Padre lidiando con una hija de 36 años que es irrespetuosa y dañina con la familia.
  • La hija acusa a la madre de ser terrible y de no haberla enseñado a amar.
  • La hija se ha alejado de la familia entera y culpa a sus padres de su ruptura de compromiso.
  • Los padres, ambos de 65 años, están luchando para manejar la situación y han buscado consejo de un experto.

Debate

M

Madre: Nuestra hija de 36 años dice que fui una madre terrible. Esto comenzó hace unos 10 años. Me grita con acusaciones odiosas e infundadas. Siente que tiene derecho a ser irrespetuosa conmigo. Se ha alejado de toda la familia. Tuvo una ruptura de compromiso debido a sus explosiones de ira. Dice cosas que son absolutamente falsas. Nos culpa a nosotros (su padre y a mí) de su ruptura de compromiso, dice que nunca le enseñamos a amar. Nuestro hijo (el más cercano a ella) tuvo una explosión de ira con ella hace muchos años, ella no lo ha perdonado sin importar cuántas veces él se ha disculpado – ahora la ignora, tiene una familia y un trabajo exigente y no puede lidiar con sus explosiones de ira. No quiere eso en su hogar o alrededor de su familia. Mi esposo y yo, ambos de 65 años, vemos el desperdicio de tiempo precioso. No sabemos cómo manejar esto. Hemos ido a terapia y nos dijeron que no respondiéramos ni reaccionáramos a ella. ¡Nuestro corazón duele! No estoy lidiando bien con esto.

A

Abuelita: Querido padre, comprendo tu dolor y sé lo difícil que puede ser manejar una situación así. Sin embargo, debes recordar que cada uno de nosotros tiene su propio camino y que a veces, por más que nos duela, no podemos cambiar a las personas. Tu hija ha tomado decisiones y, aunque no estés de acuerdo con ellas, son sus decisiones. Como madre, tu amor por ella es incondicional, pero eso no significa que debas soportar su maltrato. Así como la tortilla se voltea en el comal, la vida da vueltas y es posible que con el tiempo tu hija se dé cuenta de sus errores. Por ahora, lo mejor que puedes hacer es cuidarte a ti misma y a tu esposo, y mantener la puerta abierta para ella, pero en tus propios términos, sin permitir el abuso.


Próximos pasos

  • El padre debe cuidar de sí misma y de su esposo.
  • Mantener la puerta abierta para la hija, pero en sus propios términos, sin permitir el abuso.