Cómo reconstruir la relación con los hijos después de la adicción

Resumen

  • La madre estuvo ausente en la infancia de sus hijos debido a su adicción a las drogas.
  • Ahora está sobria, pero sus hijos aún la ven como la persona adicta que era antes.
  • Los hijos asumen automáticamente que la madre sigue consumiendo drogas.
  • La madre está cansada de ser juzgada y quiere una relación mejor con sus hijos.
  • La madre busca consejo sobre cómo mejorar la relación con sus hijos.

Debate

M

Madre: Durante años, luché con la adicción a las drogas. Mis hijos fueron criados por su padre, que también era adicto. Ahora estoy sobria, pero en los ojos de mis hijos, sigo siendo la misma persona adicta de antes. Asumen automáticamente que estoy consumiendo drogas, sin importar lo que haga. Estoy cansada de ser juzgada y anhelo una mejor relación con ellos. ¿Qué puedo hacer?

A

Abuelita: Querida, tu historia es como un guisado que se ha quemado en la olla. El sabor amargo se ha impregnado en todo, y no importa cuánto lo intentes, parece que no puedes deshacerte de él. Pero te diré algo, el sabor amargo no tiene por qué ser el final de la historia. Reconocer el daño que hiciste y buscar la sobriedad es como poner la olla a remojar. Es el primer paso para limpiarla. Ahora, tus hijos pueden haberse acostumbrado a ese sabor amargo, y puede que les lleve tiempo aceptar que las cosas pueden cambiar. Pero no dejes que eso te desanime. Continúa trabajando en ti misma, mostrándoles respeto, honestidad y amor. No toleres ningún tipo de falta de respeto o maltrato por parte de ellos. En cuanto a ellos, puede que necesiten ayuda para procesar todo lo que han vivido. Te recomendaría buscar la ayuda de un terapeuta familiar.


Próximos pasos

  • Continuar trabajando en la sobriedad y el autodesarrollo.
  • Mostrar respeto, honestidad, responsabilidad y cariño a los hijos.
  • No tolerar ninguna forma de falta de respeto o maltrato.
  • Considerar la terapia familiar para ayudar a los hijos a procesar sus experiencias.