Compartir una habitación con los hijos y limitar su actividad física: Impactos y soluciones

Resumen

  • Un padre pregunta sobre el impacto psicológico de compartir una habitación con sus hijos de 5 y 2 años.
  • El padre también pregunta sobre los efectos psicológicos de limitar la actividad física de los niños en su condominio debido al ruido que pueden generar.

Debate

M

Madre: Tengo un hijo de 5 años y una hija de 2 años. Hemos estado compartiendo una habitación desde siempre. Creo que seguiremos así durante los próximos 2-5 años, hasta que compremos una casa con suficiente espacio para todos. ¿Habría algún impacto psicológico si seguimos compartiendo la habitación con ellos o necesitan tener habitaciones individuales? Además, vivimos en un condominio y siempre están saltando por todas partes. Limitamos esto debido al ruido que pueden hacer para los vecinos de abajo. ¿Podría esto tener algún efecto psicológico en ellos?

A

Abuelita: Entiendo tus preocupaciones. En cuanto a compartir la habitación, si bien puede haber problemas prácticos, en términos psicológicos, los niños pueden aprender a ser útiles y solidarios incluso con menos recursos. Es como cuando en un guiso, aunque tengas pocos ingredientes, puedes cocinar un plato delicioso si sabes cómo mezclarlos. En cuanto a limitar su actividad física, siempre y cuando les proporciones oportunidades para jugar al aire libre, no debería haber un impacto negativo significativo. Es como si les diéramos a los niños un patio grande para jugar, aunque la casa sea pequeña.


Próximos pasos

  • Continuar compartiendo la habitación con los niños, siempre y cuando se les enseñe a ser útiles y solidarios.
  • Proporcionar a los niños oportunidades para jugar al aire libre para compensar la limitación de actividad física en el condominio.