Estableciendo límites saludables en la comunicación entre padres separados

Resumen

  • La madre se siente agobiada por las constantes llamadas del padre de su hija.
  • El padre llama al menos tres veces al día para hablar con la niña de tres años.
  • La madre se siente incapaz de respirar debido a la frecuencia de las llamadas.
  • La madre no intenta negar la comunicación entre padre e hija, pero necesita espacio para respirar y sanar.

Debate

M

Madre: Me separé del padre de mi hija hace poco y desde entonces, él llama al menos tres veces al día para hablar con nuestra hija de tres años. No intento negar la comunicación entre ellos, pero siento que no puedo ni respirar con tantas llamadas. Necesito espacio para sanar después del dolor que él me ha causado.

A

Abuelita: Entiendo que te sientas abrumada, querida. En situaciones como estas, es como si estuvieras tratando de cocinar un mole sin tener todos los ingredientes. Necesitas tiempo y espacio para reunir todo lo que necesitas para que el platillo, o en este caso, tu vida, salga bien. Es importante que establezcas límites saludables. Podrías sugerir horarios específicos para que él hable con tu hija, así como limitar la cantidad de llamadas al día. Recuerda, es como si estuvieras preparando un tamal, si lo haces con prisa, no saldrá bien. Así que toma tu tiempo, respira y establece las reglas que necesitas para tu bienestar y el de tu hija.


Próximos pasos

  • Establecer límites saludables con el padre de la hija.
  • Sugerir horarios específicos para las llamadas.
  • Limitar la cantidad de llamadas al día.
  • Tomar tiempo para respirar y sanar.