Manejando conflictos familiares sobre la educación de los hijos

Resumen

  • El niño tiene dificultades en la escuela.
  • Los maestros piensan que el niño es perezoso.
  • La abuela interviene y cree que el niño tiene una discapacidad de aprendizaje.
  • La abuela ha hecho una cita en el Centro de Aprendizaje Sylvan.
  • El niño cree que su madre no se preocupa por su educación.
  • La madre se siente acusada injustamente y busca ayuda.

Debate

M

Madre: Mi hija está teniendo dificultades en la escuela y sólo tiene 12 años. Sus maestros creen que ella es capaz de hacer el trabajo, pero que simplemente es perezosa. Mi madre intervino y está convencida de que mi hija tiene una discapacidad de aprendizaje. Incluso hizo una cita en Sylvan Learning Centers, argumentando que nadie más se preocupa por su educación. Ahora, mi hija me dice que no me importa su educación y mi madre me acusa de no preocuparme. Soy una enfermera registrada con educación universitaria y trabajo como Directora de Enfermería. La educación es muy importante para mí. Todo esto ha causado mucho conflicto… necesito ayuda.

A

Abuelita: Comprendo tu preocupación y frustración, querida. En ocasiones, las generaciones mayores pueden interferir con buenas intenciones pero causando confusión. Es como cuando intentas cocinar un mole, y todos quieren agregar su propio ingrediente, al final, el sabor se pierde. Tu hija necesita saber que te importa su educación, comunícale esto directamente. En cuanto a la cita en Sylvan, podría ser una oportunidad para obtener una segunda opinión. Y respecto a tu madre, es importante establecer límites y explicarle que, aunque valoras su preocupación, tú eres la madre y tienes la última palabra en la educación de tu hija.


Próximos pasos

  • Comunicarse con la hija y reafirmarle que su educación es importante.
  • Considerar la cita en Sylvan como una oportunidad para obtener una segunda opinión.
  • Establecer límites con la madre y explicarle su papel en la educación de la hija.