Manejando la Sensibilidad y las Emociones Intensas en Niños Pequeños

Resumen

  • El hijo de cuatro años del padre es extremadamente emocional y sensible.
  • Se comporta bien cuando está solo con sus padres, pero tiene problemas al interactuar con otros niños.
  • Tiene dificultades con las transiciones y compartir juguetes, lo que resulta en gritos y llantos.
  • A pesar de las discusiones y estrategias de afrontamiento cuando está tranquilo, sigue teniendo problemas al enfrentarse a situaciones con otros niños.

Debate

M

Madre: Mi hijo de cuatro años es intensamente emocional y sensible. Cuando está conmigo y su papá, es un placer estar a su alrededor. Pero cuando está con otros niños, especialmente en casa, tiene problemas con las transiciones y compartir juguetes. Aun hablando con él sobre cómo interactuar adecuadamente con otros niños, termina gritando y llorando.

A

Abuelita: Entiendo tu preocupación. Sería una buena idea mencionar esta situación al médico de familia de tu hijo para que pueda referirlo a un pediatra. Este podría investigar más a fondo las respuestas emocionales de tu hijo para asegurarse de que no hay otras causas de salud o psicológicas para su comportamiento. Además, como es hijo único, los niños de su edad a menudo tienen estos problemas con el aprendizaje para compartir con los demás. Podemos trabajar en ello con paciencia y amor.


Próximos pasos

  • Hablar con el médico de familia del niño sobre su comportamiento emocional.
  • Continuar practicando el compartir en casa.
  • Implementar juegos que involucren compartir.
  • Seguir preparándolo de antemano cuando vaya a estar con otros niños.
  • Buscar la ayuda de un amigo o familiar con un hijo de la misma edad para practicar el compartir en situaciones de juego.