Manejando las emociones fuertes de un niño durante la infancia media

Resumen

  • El hijo de 9 años del Padre llora fuertemente por pequeñas cosas, como tomar una ducha.
  • El niño se comporta bien en la escuela y en los deportes, pero tiene una mala actitud en casa cuando se le pide que haga algo que no quiere.
  • El Padre pregunta cómo debería reaccionar o qué debería decir cuando el niño muestra este comportamiento.

Debate

M

Madre: Mi hijo de 9 años tiene estos episodios en los que llora fuertemente por cosas pequeñas, como tomar una ducha. Es un excelente estudiante y deportista, pero en casa muestra una mala actitud cuando se le pide que haga algo que no quiere. ¿Cómo debería reaccionar o qué debería decir cuando muestra este comportamiento?

A

Abuelita: Mi querido, entiendo tu preocupación. Es como cuando tienes un chile muy picante en un guiso, no puedes simplemente quitar el chile, tienes que aprender a equilibrar los sabores. En este caso, tu hijo está pasando por una etapa de desarrollo llamada infancia media, entre los 9 y 11 años, donde hay muchos cambios hormonales. A veces, estos pueden llevar a una sobreexpresión de emociones. En lugar de castigar a tu hijo, guíalo y protégelo. Ayúdalo a pensar en sus propios logros, por ejemplo, en lugar de decir estoy orgulloso de ti, puedes decir debes estar orgulloso de ti mismo. Esto le ayudará a tomar buenas decisiones incluso cuando nadie esté cerca para elogiarlo.


Próximos pasos

  • Guiar y proteger al niño en lugar de castigarlo.
  • Ayudar al niño a pensar en sus propios logros.
  • Proporcionar razonamiento o lógica detrás de las sugerencias o solicitudes que se le hagan al niño.